Arcilla
jueves, diciembre 02, 2004
 
Un lugar para el miedo. Un lugar para la tristeza y la desesperación.

Un hogar para la negrura vestida de harapos.

Todo cabe en este canto sin esperanza.

 
MierdaSueñoMierda
¿Qué pasa? Extraños días. ¿Por qué no podemos tener lo que queremos, lo que nos basta, tan sólo lo que necesitamos? ¿Es qué soñamos demasiado? ¿Es que la vida nos es extraña? ¿Es qué esto no es la vida? ¿"No estamos en el mundo, la verdadera vida está ausente"?

¿Por qué esta extrañeza? ¿Esta orfandad? Nos movemos como extranjeros en el mundo.

¿Qué?

Cada vez que parece brillar una lucecita, un hilo de araña al cual aferrarme, la lucecita se apaga, el hilo se rompe y caigo más y más profundo en esta oscuridad empantanada. En esta soledad. Esta negrura.

Temo todo esto que se me encharca en las venas, esta ternura emponzoñada, este amor que se pudre. Temo dejar de sentir.

Temo también por ti y por todos nosotros.

¿No hay más sueño que el sueño de la muerte? ¡Quiero dormir! ¡Quiero despertar! ¡Quiero dormir!

¡Ah! Soy un niño pequeño e inocente. Soy un animal pequeño e inocente. Soy una bestia grande e inocente.

No soy yo. Tan sólo quiero ser yo. Soy fiel a mis fantasmas. Me aferro desesperadamente a esta ilusión, a este extraño que viste mi nombre, a toda esta mierda que soy.

Sólo debería soltarme. Precipitarme en la negrura. Dormir. Dormir. Sólo dormir


Powered by Blogger