Arcilla
lunes, octubre 04, 2004
 
entero
¡Quién fuera tu madre para tenerte dentro!

¡Quién fuera tristeza para entrarte!

 
Eras hermoso
en tu estatura
y tu pelaje

Como la tarde
quise hincarme ante ti
para adorarte


Powered by Blogger